jueves, 29 de septiembre de 2016

Hacerse el Maduro

El hombre que quiso ser expresidente del gobierno se está haciendo el Maduro. Vamos, que no lo sacan de su cerrazón ni de Ferraz ni con agua caliente y amoníaco. Da igual lo que le digan y quién se lo diga, porque como no lo desengarrapaten de su sillón usando medios incontestables, por las buenas, este, ni cambia de parecer ni se vuelve a impartir una de las asignaturas más aburridas de la carrera de empresariales, o ADE o como se llame ahora. 

Se le ha pedido por activa y por pasiva y desde todos los ámbitos propios y ajenos que abandone el corto y contundente "NO" y deje formar gobierno. Que no le da la gana y que no se abstiene a pesar de que según parece, le aseguró a Felipe González que lo haría en segunda vuelta. Felipe padece, cual amante despechado, la mentira de su sucesor secretario general; los diecisiete dimiten; el personal se amarra bien los empastes barruntándose lo que pudiera estar por venir y Pedrito, se hace el Maduro y no se menea.


Me temo, señores socialistas de pro, que van a tener ustedes que desalojar al rebelde atrincherado, con todo el equipo. Favor de hacerlo antes de que sea demasiado tarde y nos veamos abriendo los regalos de papá Nöel antes de ir a votar. Este hombre que quiso ser expresidente lleva ya un rato demasiado largo entonando su particular "no pasarán". Y esto, Pedrito, ya no se lleva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario